Don Pantuflo, las pantuflas o el misterio de los vales de humo

Pantuflas

Pensé que la RAE no recogería pantuflo y me equivoqué. Entonces me acordé de una escena de hace años, donde un familiar me instó a traerle sus pantuflas. ¡Claro! ¡Las zapatillas de ‘estar en casa’, esas sin orejas ni talón! Lo que no sabía es que se puede usar tanto en femenino como en masculino.

Ahora bien, si a pantuflo le ponemos una mayúscula y un “Don”, entonces también vuelvo a retrotraerme a mis años infantiles. Veo en mis cómics al padre de Zipi y Zape, catedrático de Numismática, Filatelia y Colombofilia, ‘sobornando’ a sus hijos con un vale para una pieza de una bicicleta que -creo recordar- nunca llegaron a conseguir. Señores, esto me suena: papeles baldíos, promesas incumplidas y recompensas inútiles por capítulos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *