Ir “en barrena”

Esta palabra la aprendí de un guardia que me esperaba, “el muy perro”, agazapado tras una curva. Esperó paciente a que bajara la ventanilla y me comentó con gesto severo, “señorita, va usted en barrena”. A lo que rápidamente contesté: “¿Yo? ¿En barrena? No, no, de ninguna manera”. Pero mi negativa “en rotonda” no evitó ni la multa ni mi enfado ni el “desasosiego” de no saber qué era ir en barrena.

La RAE aplica esta expresión a los aviones, y se refiere a “empezar a descender verticalmente y en giro, por faltarle, deliberadamente o por accidente, la velocidad mínima indispensable para sostenerse en el aire”. Definitivamente, si aplicamos la definición oficial, yo tenía razón, era imposible que fuera “en barrena”.

Ahora uso esta expresión habitualmente para todo aquello que va “en picado, dando tumbos, sin dirección… ya sea una persona o un aparato, de manera vertical u horizontal”.

Mi primo, durante las fiestas de mi pueblo, podría ser un buen ejemplo de ello.

Definido por La Locomotora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *