¿Yo? Ni feminista ni machista

lenguaje no sexista
Foto de Ryan McGuire

Recursos para un uso equitativo y responsable del lenguaje

Las causas de cualquier discriminación suelen ser muy variadas, pero es evidente que el lenguaje construye y refleja realidades. Por eso, la lucha por la igualdad de género pone el foco en el uso correcto de los términos y, en este sentido, el papel de la profesión periodística resulta clave. Pero… ¿cómo escribimos la igualdad de género? Nadie dijo que fuera fácil y, como en todo, la formación es básica para poder ejercer nuestra profesión con la responsabilidad y ética que requiere.

lenguaje no sexista

Foto de María Cabal.

Empecemos por el principio. Todavía hay muchas personas que se descuelgan del “feminismo”, como si ser feminista te convirtiera en una camionera agresiva que avoca todo diálogo a culpabilizar al género masculino de sus propios fracasos. Este fenómeno me recuerda al “yo no soy machista, pero… ”.

Dejemos de un lado las excusas, culpas e inseguridades. Tal vez un buen punto de partido sea reconocer que todas y todos somos involuntariamente un poco machistas (así nos han educado nuestros padres y madres), pero que nuestra lucha consciente, formada y de la que nos enorgullecemos es feminista. El objetivo común es que llegue un día en el que no seamos ni lo uno ni lo otro. Pero lo que está claro es que, si hay personas que rechazan el feminismo, queda mucho por hacer.

Hasta la RAE, que no es un ejemplo ni de modernidad ni de actualidad, lo deja claro: “Machismo es la actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres” o la “forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón”. Feminismo, según la misma fuente, es un “principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”. Aunque esta definición sea reduccionista, lo deja claro, ¿no? Machismo=prevalencia, feminismo=igualdad. No es una cuestión de género (hombres contra mujeres y/o viceversa), es una cuestión del tipo de persona que quieres ser y de la sociedad que quieres construir.

Foto de Marta Baeza Escudero.

En cualquier caso, como obrera de la palabra, yo me he encontrado con muchas dudas y dificultades a la hora de decidir cómo usar el lenguaje y qué parte construye, y qué parte cae en lo absurdo o en lo inútil. Aquí os dejamos algunos recursos que pueden ser interesantes a la hora de escribir con perspectiva de igualdad de género.

Fuente: Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha.

Contenido: Guía muy completa que también da respuestas a dilemas habituales. ¿No es incómodo o ridículo hablar siempre en femenino? Si yo no me siento discriminada, ¿por qué tengo que sentirme mal? ¿Por qué el lenguaje es tan importante?

Fuente: La Marea y OXFAM Intermón

Contenido: Esta guía es bastante completa y tiene un apartado con ejemplos concretos de noticias tratadas en medios de comunicación y alternativas.

Fuente: Consejo Audiovisual de Andalucía.

Contenido: Recomendaciones sobre cuestiones prácticas sobre cómo cubrir una noticia de violencia de género, por qué usar unos términos y otros no, etc.

Fuente: Junta de Castilla y León.

Contenido: Hay un apartado de falsos mitos que resulta interesante. Por ejemplo, ¿ahora hay más casos que antes?

Fuente: Instituto de la Mujer.

Contenido: Listado de guías de comunicación no sexista según la fuente de elaboración y temática: fuentes académicas, institucionales, deportes y cultura, discriminación, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *