Ignominia

“Afrenta pública” para la RAE, pero lo que es para mí, me da igual que sea pública que privada. Una ignominia es un desprecio, pero la sonoridad de la palabra le adhiere (en mi opinión y no en la de la Academia) un matiz de injusticia y de intencionalidad. Es como si alguien soltara proclamas contra ti del todo disparatadas y con la intención de hacerte daño.

Tendré que consultar a Moncloa, porque igual confundo ignominia con insidias, al igual que muchos confunden al demonio con Podemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *