Da Vinci y las mujeres científicas llegan a las aulas

yo también soy leonardo

Cuando las artes escénicas y la educación van de la mano, todo amplía su sentido. La compañía gallega Limiar Teatro ha estrenado este curso el espectáculo Yo también soy Leonardo Da Vinci, una propuesta escénica con vocación pedagógica que cuenta con la colaboración de FECYT y que se encuentra actualmente de gira por todo España. A través de la figura y obra del genio italiano Leonardo Da Vinci, la pieza busca romper prejuicios e introducir en las aulas el interés por el conocimiento científico y el fomento de la creatividad entre los alumnos de Secundaria y Bachillerato.

Con motivo del V centenario del fallecimiento de Leonardo Da Vinci (1452-1519), un hombre que rompió los prejuicios y límites de las categorías a través de la ciencia, la tecnología y las artes, Limiar teatro presenta un espectáculo participativo y actual donde la implicación de los adolescentes es fundamental. La obra es una invitación a la reflexión sobre la utilidad social y económica de la ciencia, así como sobre la necesidad de la tecnología, la innovación y la creatividad en su día a día.

Esta innovación y creatividad son representadas en esta divertida propuesta con el puente autoportante de Leonardo, un puente que se sostiene a sí mismo aunque sus elementos no están unidos, sino entrelazados. Este elemento, desarrollado con materiales reciclados, simboliza dos herramientas muy importantes para la educación de los adolescentes:  despertar el juicio crítico, y alentar la búsqueda de soluciones originales y novedosas a través de la generación de nuevas ideas o conceptos, o de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos ya conocidos, siguiendo el ejemplo de Da Vinci y de numerosos investigadores e investigadoras actuales.

La Ciencia invisible: Mujeres científicas

Una de las patas del proyecto es debatir con los alumnos sobre si la Ciencia es o no es cosa de chicos, y pone sobre la mesa ejemplos muy destacados de grandes científicas de la historia que son responsables de las bases de conocimiento que dieron lugar a avances como el Wifi, GPS, computación, etc.

De esta manera, se citan nombres que van desde la nanotecnología a la medicina nuclear como Elisabeth Wollman, bióloga; Miriam Rothschild (entomóloga); Geraldine Darden, matemática, o Helen Rodríguez Trías, pediatra. Este contenido se apoya en el blog www.mujeresconciencia.com, de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *