Ausencia y vacaciones

Poema en La Locomotora - Ausencia y Vacaciones

Es curioso cómo se re-dibujan las caras,

los olores, los olvidos…

Y eso que sólo he estado fuera,

así,

con un cálculo casual,

unos quince minutos.

 

Tú eras ojos en mi memoria,

y olor a miel con queso.

Pero ahora que he vuelto,

tu nariz, tu boca y tus orejas,

gravemente ofendidas por mi despiste ,

también lo han hecho.

 

Al instante he olvidado que,

en mis quince minutos de ausencia,

solo fuiste aroma y mirada,

y ahora eres un todo,

como siempre,

con cuerpo y cara.

 

En cambio, estaba convencida de que,

durante mi periplo de quince minutos,

yo, por fin, había cambiado.

 

Cuando estaba allí,

era grácil,

como el agua,

y poderosa,

como las olas,

y alegre,

como los niños que discuten por almenas.

 

Fue justo en el mar donde logré,

unos siete minutos de ausencia.

Otros tres fueron por el aire,

la orquesta, la música,

y nuestras palabras sinceras.

 

Y creo que, los últimos cinco minutos,

me los regaló el tiempo,

que me hizo descubrir detalles,

que ahora,

sin mi ausencia,

no veo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *