30º Certamen Coreográfico de Madrid: ¿Otro certamen más?

30º Certamen Coreográfico de Madrid
Foto cedida por el 30º Certamen Coreográfico de Madrid. Autor: Juan Carlos Arévalo.

Conocí a Laura Kumin hace apenas un año y fue por pura casualidad, una de esas maravillosas casualidades que ampliaron mi perspectiva de muchas cosas. Entonces no lo sabía y ahora me siento muy afortunada al pensar en ello.

La llamada de mi amiga y tocaya Marta Nocete coincidió con un día aciago de esos que te hacen plantearte por qué diste por supuesto que todo el mundo que abandera la Cultura lleva también en la mochila valores como la honestidad, la transparencia y el valor al trabajo. Marta acababa de entrar en contacto con el Certamen Coreográfico de Madrid y buscaba a alguien que llevara con ella la Comunicación de la 29ª edición.

El tiempo era escaso, pero me lancé a la aventura pensando que, de ninguna manera, me resignaba a lo malo conocido antes que a lo bueno por conocer y, en este caso (¡por fin!), acerté de pleno. Todavía recuerdo mi insolencia cuando pensaba: “Bueno, consiste en comunicar y sé hacerlo desde hace muchos años y con márgenes muy estrechos… Al final es otro certamen más de danza contemporánea”.

¡Qué equivocada estaba! No es, de ninguna manera, otro certamen más de danza contemporánea. En primer lugar es increíble la cantidad y calidad de los proyectos que se aglutinan bajo el paragüas de Paso a 2 Plataforma Coreográfica Asociación Cultural, siendo el Certamen Coreográfico de Madrid su proyecto más conocido. La gran diferencia que existe entre este y otros proyectos es que su finalidad es clara y honestamente pedagógica. Como me dijo recientemente Beatriu Daniel de Explicadanza en una entrevista: “El Certamen no reparte premios al uso, sino oportunidades”. No puedo estar más de acuerdo.

La responsabilidad y la toma de conciencia sobre los proyectos es valorada en cada uno de los pasos que se llevan a cabo desde la dirección del Certamen. El jurado conoce a los participantes y debate con ellos sobre sus propuestas. La valoración no sólo responde a lo que se ve sobre el escenario, sino a las reflexiones y a los porqués de sus creadores. Además, la aventura no termina en el Certamen, sino que es el punto de partida para que los creadores sigan desarrollando sus proyectos, los cuales reciben un seguimiento personalizado durante los siguientes meses.

Esto se lleva a cabo en todos los niveles y proyectos, incluido de manera interna en el equipo. Siempre he tenido la firme convicción de que los hechos hablan por sí solos y cada vez que me reúno con el equipo de Paso a 2 observo ese diálogo, esa apertura de mente que emana de Laura y que, en el fondo, se  contagia al resto del equipo. Sólo tengo palabras de agradecimiento por ese gran respeto y aprendizaje profesional que recibo cada vez que algo suena a K de Kumin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *